martes, 2 de septiembre de 2008

La Torre Eiffel enseña el camino


La torre, que se ilumina diez minutos al comienzo de cada hora hasta las dos y diez de la madrugada, pasará a brillar sólo durante cinco minutos, con lo que reducirá su consumo energético de 400 a 200 horas anuales.

Las 20.000 lámparas que revisten la estructura de la torre terminarán ese mismo día su "período azul", que celebra la presidencia de turno francesa del Consejo de la Unión Europea, y volverá a centellear en dorado, como suele ser habitual desde el año 2000.

La nueva cara ecológica de la torre, el monumento más visitado del mundo, viene acompañada de otras medidas, como trabajar con papel ecológico, utilizar energía que provenga sólo de fuentes renovables y la consideración de instalar en el futuro paneles solares sobre los tejados de los restaurantes, informaron los responsables.

El monumento, al que han subido alrededor de 250 millones de personas en toda su historia y que recibió el año pasado la visita de casi 7 millones de turistas, fue revestido con bombillas en 1985 por el ingeniero Pierre Bideau.

Ojala en nuestro país, y en todo el mundo, las administraciones tomen nota y comiencen a apagar esas innecesarias iluminaciones nortunas de puentes, castillos, Ayuntamientos, Consejerías, Ministerios, monumentos y demás...
Publicar un comentario