sábado, 13 de diciembre de 2008

La tierra sin habitantes (humanos, se entiende)


Ese es el título de un documental de National Geographic que vi anoche en Canal + y que me dejó, como su propia publicidad indica, inquieto. Lo proyectarán más veces y os recomiendo verlo, pues merece la pena como esperanza para la Tierra, aunque no para nosotros.

Y el mensaje final debería calarnos a todos muy hondo: La Tierra puede seguir adelante sin nosotros, pero nosotros no podemos vivir sin La Tierra.

Más información:

De la noche a la mañana el hombre desaparece. Todos los humanos que habitan la Tierra dejan de existir. ¿Qué ocurrirá?

La respuesta está en el espectacular documental de Canal+ "La Tierra sin habitantes", producido por National Geographic.
¿Qué pasaría si todos los humanos desaparecieran, sin más, de la Tierra? De pronto, tras haber sido controlada por la humanidad durante milenios, la naturaleza reclama el planeta. ¿Cómo evolucionarán animales y plantas?, ¿cuánto tiempo se mantendrán en pie edificios, embalses, centrales eléctricas o monumentos sin que nadie los repare?

Todos estos interrogantes se resuelven en La Tierra sin habitantes, un documental producido por National Geographic, que muestra el impacto del hombre sobre la Tierra a través de un mundo que se adapta a la desaparición de los humanos.

El documental recrea esa hipotética situación, descubriendo cómo evolucionarían los animales y las plantas, o cuánto tiempo podrían mantenerse en pie los edificios, presas o monumentos sin nadie que se molestara en repararlos. El trabajo hace un recorrido por la evolución de la Tierra desde la desaparición de la raza humana hasta 5.000 años después, momento en el que surge una nueva "era de hielo". Un mundo que el ser humano jamás podría ver.

El documental La Tierra sin habitantes arranca como un experimento científico que muestra un mundo que nunca podrá existir. En un lugar concreto, en un momento determinado, un día, todos y cada uno de los seres humanos en el mundo simplemente desaparecen. De pronto, surge un universo sin gente con automóviles sin conductor, que quedan hechos pedazos al chocar unos con otros, aviones estrellados,etc. Y entonces la naturaleza se hace cargo por completo del planeta. El resultado es un asombroso mundo que nadie ve, una historia que mostrará por primera vez, cómo es la Tierra, con y sin nuestra existencia.

Los efectos son sorprendentes. La historia está llena de explosiones, incendios, inundaciones y colapsos repentinos. Muchos de los más grandes hombres de la cultura parecen inmortales, sin embargo, cada uno de ellos caerá de manera espectacular. Aparecen presas colapsadas, rascacielos que se derrumban en escasos segundos y plantas de energía que explotan. El documental tiene un alcance épico, que abarca el final de nuestra civilización para dar paso al renacimiento de la naturaleza con la celebración de los albores de la próxima Edad de Hielo.

Durante años, los científicos han afirmado que los seres humanos han cambiado totalmente el mundo. Con su sabiduría han transformado el universo a través de la agricultura industrializada, de la creación de gigantescos embalses. Han tenido que hacer frente a la contaminación y luchar contra los gases de efecto invernadero. Por lo tanto, su presencia ha sido fundamental en el mundo. Estos hechos son algunos ejemplos que hacen casi imposible poder imaginar un mundo sin la presencia humana.

El documental, grabado en Alta Definición, combina elementos de animación por ordenador con imagen real. Utiliza cámaras como si de una película de cine se tratara, que captan imágenes de espectaculares paisajes. Manadas de cerdos salvajes pastan debajo de una colapsada Torre Eiffel. Una ciudad destrozada se cubre de una alfombra verde de vegetación. Animales recolonizan los barrios y ciudades. Al igual que los desiertos de Lawrence de Arabia, el paisaje es la estrella de esta historia: La Tierra sin habitantes.

La ciencia moderna es el eje de todo lo que vemos en este potencial futuro. El hombre podrá prever lo que ocurrirá sobre la base de lo que sabe ahora. Los espectadores se sorprenderán por la fragilidad de muchas de las tecnologías que consideran más fiables. Los recientes acontecimientos en Nueva Orleans muestran que, a menudo, el colapso de un pequeño elemento puede dar lugar a una catástrofe.

El mantenimiento de los trabajadores en la Tierra, lo es todo. Sin ellos cien pisos de rascacielos se derrumban simplemente por la fuerza del viento, del agua o incluso por el dióxido de carbono que causa importantes grietas, mortales para los modernos edificios que pueblan el planeta.

El documental examina como actúan las fuerzas de la naturaleza sobre la Tierra por orden cronológico. En el escenario propuesto en La Tierra sin habitantes, , el fuego desempeñará una parte importante en los primeros meses de la historia. Un poco más tarde, los animales comenzarán su invasión por viviendas y carreteras. Después vendrá el agua, cuando hayan pasado dos décadas. Y así sucesivamente.

3 comentarios:

eduardo dijo...

Ya lo he visto 2 veces, y volvere a verlo, sencillamente sobrecogedor y altamente esperanzador, no para nosotros, que como muchos entendemos y el film deja claro, no somos nada, y resulta cuando menos pretencioso la idea de que podemos acabar con "nuestro" planeta. Es justo al reves, la naturaleza nos puede vapulear (y extinguir) con suma facilidad. Apenas hemos hecho unos rasguños a la verdadera estructura del sistema Terrestre. Llegamos hace nada, y dentro de nada nos iremos, hasta luego entonces.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Parece mentira que consideres que miles de millones de tubos de escape de vehículos no hacen nada. Me parece mentira que consideres que millones de kilómetros cuadrados de selva amazónica talada no hacen nada. Me parece mentira que miles de hectáreas incendiadas en los Estados Unidos, Indonesia,... no hacen nada.

Me parece mentira que pensemos como una rana.

Psicodudu dijo...

hola, saben como conseguir el documentaal o cuando lo repetiran?
gracias