miércoles, 21 de enero de 2009

El calor quiebra la plataforma Wilkins


Científicos británicos han constatado que la gran barrera de hielo antártico Wilkins está a punto de derrumbarse, y solamente se mantiene por un pequeño trozo de ésta que continúa en su lugar.

"Hemos venido a la plataforma de hielo Wilkins para ver su agonía", comentó el especialista del Servicio Británico en la Antártida (BAS, por sus siglas en inglés), David Vaughan, después de que el primer -y probablemente último- avión aterrizara cerca de la parte más estrecha de la barrera. Por ello, los expertos la califican como "la última víctima del calentamiento global" que altera los mapas del frío continente.

Esta extensión de hielo cuenta con un área de miles de kilómetros cuadrados que sobresale 20 metros fuera del mar en la Península Antártica. Sin embargo, se mantiene unida por una franja de hielo de apenas 40 kilómetros, que ha sido erosionada hasta alcanzar una forma de reloj de arena de apenas 500 metros de ancho, en su parte más estrecha. En 1950, la franja medía casi 100 kilómetros de ancho.

Vaughan alertó de que podría durar tan solo semanas o meses. "Realmente se podría ir en cualquier minuto", dijo el lunes Vaughan, en medio de la nieve semiderretida por un brillante sol, junto a un avión 'Otter' gemelo rojo que aterrizó con esquís. La Wilkins llegó a cubrir 16.000 kilómetros cuadrados, y en la actualidad y ha perdido un tercio de su área, aunque aún es del tamaño de Jamaica o del estado estadounidense de Connecticut. Una vez que el hielo se rompa, es probable que el mar arrastre gran parte de sus restos.

Leed la noticia original en
Heraldo.es
Publicar un comentario