lunes, 9 de marzo de 2009

Cosas de Murcia 5: El ladrillo omnisciente

Editorial de Vegamediapress.com:


El pasado sábado día siete de marzo ocurrieron en Murcia dos hechos importantes en la vida política y religiosa de la Comunidad Autónoma. La puesta en libertad de Pancho Marqués, ex consejero de Valcárcel, y ex delegado del Gobierno. Y el traslado forzoso del obispo monseñor Reig Pla a la villa de Alcalá de Henares. El primero con cargos pero sin fianza. El segundo con las bendiciones del Altísimo, vía Nunciatura Apostólica, pero sin cargos aparentes salvo el intento de rescatar la Universidad Católica de determinados poderes fácticos crecidos a la sombra quizás del ladrillo onmipresente.

Estos dos graves hechos no guardan, aparentemente relación, superficialmente hablando, pero sí hay un trasfondo que a algunos nos preocupa.

Es vedad que el señor Marqués ha sido imputado por supuestos graves delitos, por lo que no se merece la euforia de algunos honestos militantes del Partido Popular. Cohecho, prevaricación y blanqueo de capitales, no son ninguna tontería, pero a los murcianos de a pie nos ha extrañado que el arresto no se haya prolongado, y que además haya sido puesto en libertad sin fianza. En nuestra región, dos alcaldes, digo tres, por algo menos, se vieron encarcelados durante algunas semanas. Lejos la manía de pensar, delito que puede ser grave, pero después de tanto ruido jurídico, procesal, policíaco y mediático, parece que la decisión del señor juez ha sido blanda después de casi tres años de instrucción. Doctores tiene la Iglesia, que diría el clásico.

En cuanto a lo del señor obispo, persona buenísima y recta, parece una cacicada inusitada que ha dejado a la diócesis dividida y llena de perplejidad.

La pregunta ahora es si la Iglesia tiene conciencia de lo que se juega en el viejo Reino de Murcia, y si el nuevo prelado que nos envíe se convierto en subordinado del tal Mendoza, dueño y señor de la Universidad Católica, que de seguir por el camino emprendido, llegará al cardenalato o a la silla de San Pedro. Puede ser si creemos en milagros.

2 comentarios:

Poeta Carlos Gargallo dijo...

"El señor salmonelosis", sin comentarios, por otra parte creo que el tema obispo es, sobre todo, algo que se veía venir (vistos los intereses fuertes de quienes llevan la vara de mando). En fín, como sigamos así, espero que no tengamos que exiliarnos de nuevo.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Los poetas, Carlos, los poetas siempre han molestado a los poderes.
¡¡Cuánta fuerza tienen los versos!!