viernes, 20 de marzo de 2009

¿Puede ser el agua apolítica?

tajomurcia1.jpg
(¿Es utilizado el trasvase con intenciones políticas?
VMPress.

Ecologistas en Acción Región Murciana pidió ayer que se actúe con responsabilidad y que no se use el agua para enfrentar a dos territorios con el único fin de obtener más votos, manteniendo además una postura distinta en cada una de las comunidades autónomas. Esta asociación recuerda que la gestión del agua "no puede ser establecida por los estatutos de autonomía sino por los Planes Hidrológicos de cada una de las cuencas, tal y como establece la legislación".

Ecologistas en Acción Región Murciana pide a los principales partidos políticos de la Región de Murcia que actúen con responsabilidad y dejen de utilizar el agua con meros fines electorales.

Además, exigen que dejen de enfrentar a las gentes de diferentes regiones utilizando argumentos simplistas sin sentido ni base ninguna, llegando a la hipócrita situación actual en que un mismo partido político defiende una postura en una región y otra en la región vecina.

Ecologistas destaca varios puntos clave sobre el trasvase Tajo-Segura, que normalmente se omiten para no contradecir la propaganda asociada a la “Campaña del Agua”:

1º. La Ley del Trasvase Tajo Segura, de 1971, sólo otorga derechos de “agua excedentaria”. Esa cantidad de “agua excedentaria” en la cuenca del Tajo depende de la cantidad de agua que hay (cuando haya sequía “sobrará” poco o nada) y del gasto de agua en la propia cuenca del Tajo, que aumentará con el crecimiento de la población y desarrollo socioeconómico. Esto nos augura un futuro con pocas “excedencias” de agua en la cuenca del Tajo. Además, cuando hay sequía, la sufren las dos cuencas al mismo tiempo, la del Tajo y la del Segura, por lo que cuando más “falta” agua en la Región de Murcia es cuando menos “sobra” en la Cuenca del Tajo.

2º. En realidad, la caducidad del trasvase probablemente se impondrá por sí misma a largo plazo, marcada por dos fenómenos incontrolables: la dinámica natural (cambio climático) y la social (aumento de las demandas en la cuenca del Tajo y aumento de la conflictividad social). Discutir sobre la caducidad del trasvase en el ámbito de los Estatutos de Autonomía genera réditos electoralistas a corto plazo, pero no tiene ningún sentido por que el agua ha de planificarse en los Planes de Cuenca, de ámbito muy diferente al de las Comunidades Autónomas, planes que justamente ahora se hallan en elaboración, tanto en la cuenca del Tajo como en la cuenca del Segura.

3º. Mientras perdemos el tiempo con luchas territoriales electoralistas, estamos perdiendo la oportunidad de adelantarnos y adaptarnos a un posible futuro con recursos hídricos cada vez más escasos tanto en el Segura como en el Tajo, y con un trasvase cada vez más virtual o marginal que real, por el cambio climático y por las propias demandas internas de la cuenca del Tajo. Para evitar que la Región de Murcia sea cada vez más vulnerable frente a procesos que no puede controlar, debemos replantearnos nuestro propio modelo interno de gestión del agua y de desarrollo socioeconómico, y optar por medidas de gestión de la demanda.

Hay que replantear la gestión del agua en la Región de Murcia para ir optando por actividades socieconómicas menos intensivas en agua pero que generan alto valor añadido, reducir el regadío murciano y concentrarlo en calidad, en los que tengan mayores beneficios ambientales y sociales, y por supuesto hacer una profunda auditoría del regadío para excluir los perímetros ilegales y sin derechos de riego. Todo esto acompañado de toda una batería de medidas de gestión de la demanda, que hay que discutir y aprobar en el nuevo plan de la Demarcación del Segura.

4º. En vez de promover enfrentamientos sin sentido entre Comunidades Autónomas, es necesario generar un espacio nuevo de discusión, análisis de la realidad y elaboración de una senda hacia una mayor sostenibilidad en el uso del agua tanto en el Tajo como en el Segura, espacio que no es el de las arengas electorales de unos y otros. Este espacio ya existe y es el de la elaboración de los planes de la Demarcación del Tajo y la Demarcación del Segura.

Se debe crear una Comisión Mixta, donde se integren y coordinen la elaboración de ambos planes, y donde participemos todos, incluyendo grupos ecologistas, colectivos ciudadanos, científicos... de forma que se puedan presentar propuestas para el trasvase Tajo-Segura que sean socialmente asumibles en ambas cuencas, ambientalmente deseables y económicamente viables, lo que además requerirá plantear medidas a corto, medio y largo plazo, y teniendo en cuenta cual es la situación actual.

Según Ecologistas ni Castilla La Mancha puede ponerle caducidad al trasvase, ni la Región de Murcia puede blindar el mismo en sus respectivos estatutos de autonomía. Los ciudadanos estamos hartos de ver cómo se usa este tema con fines puramente electoralistas, haciendo propaganda simplista y populista y enfrentando a las regiones de una manera irresponsable.

Mientras tanto, la gestión del agua es bastante precaria en una región que dice tener sed, mientras no cesa de proyectar usos del agua tan insostenibles como los campos de golf asociados a complejos residenciales.

Ecologistas en Acción Región Murciana exige por lo tanto "que se busque la vía de la planificación y gestión sostenible de este recurso en ambas cuencas, y ello por la vía del diálogo y el encuentro, con la máxima participación pública, y que se deje de potenciar un enfrentamiento irresponsable entre territorios, que sólo beneficia a las urnas".

Publicar un comentario