martes, 23 de junio de 2009

No les vamos a dejar nada a las nuevas generaciones

El desierto alcanza ya un 18 por ciento de la meseta tibetana, equivalente a 21,7 millones de hectáreas, y avanza a un ritmo de 39.500 hectáreas anuales, informó Sangye Drawa, responsable de la oficina forestal regional, a la agencia de noticias Xinhua.

En el altiplano tibetano, con una altitud media de 4.000 metros, se amplifican los efectos negativos del
calentamiento global, debido a que se trata de una zona más sensible a los cambios de temperatura.

"El impacto del calentamiento global ha acelerado la contracción de los glaciares, que al fundirse están aumentando el nivel de los lagos del Tíbet", explicó Zheng Guoguang, responsable de la Administración Meteorológica de China.

Leed más
.
Publicar un comentario