martes, 6 de octubre de 2009

Con menos bolsas, todos podremos respirar más tranquilos


Tomado de Carrefour:

Las bolsas de plástico que utilizamos diariamente en las compras, generalmente una sola vez, tienen un importante coste medioambiental. Además de ser una amenaza para muchas especies animales, sólo se recicla el 10% del total y sus residuos, mal gestionados, contaminan y pueden tardar hasta 400 años en descomponerse.


Ante esta situación y anticipándose al desarrollo de legislaciones futuras que busquen ajustarse al Plan Nacional de Gestión de Residuos exigido por Bruselas, Carrefour pretende impulsar la reducción del consumo de bolsas de un solo uso y, por ello, decide eliminar las bolsas de plástico gratuitas de su línea de cajas.

La medida será implantada paulatinamente en todas sus tiendas durante los meses de agosto, septiembre, octubre y noviembre de 2009. El objetivo de Carrefour es reducir el impacto sobre el Medio Ambiente fomentando el uso de soportes reutilizables. De esta manera podrás utilizar cualquier bolsa, cesto o carro que lleves contigo a los establecimientos Carrefour, incluso aunque pertenezcan a otra enseña.

Adicionalmente, Carrefour ofrecerá hasta 4 alternativas reutilizables y una alternativa 100% biodegradable para usos excepcionales.

Todo el ahorro generado por esta medida, Carrefour lo destinará a la financiación de distintos proyectos de conservación, recuperación y desarrollo del Medio Ambiente y a la donación de 2 millones de comidas al año para las personas más necesitadas.

Las bolsas de plástico
El uso de bolsas de plástico va en detrimento de nuestro Medio Ambiente y puede tener incluso impacto sobre la salud humana; un precio caro por utilizar un producto fácilmente sustituible. En su fabricación se usa energía, se desprende CO2 y se gastan productos no renovables del planeta:

  1. Son derivados del petróleo. El origen de las bolsas es el petróleo, el gas natural y otros derivados. Podrían parecer completamente inofensivas de no ser por la enorme cantidad de ellas que se producen. En España, cada año, se reparten 10.500 millones de bolsas.
  2. Emisiones de CO2. En España, la producción de bolsas de plástico desprende 441.000 toneladas de CO2, lo que supone una importante contribución a las emisiones que generan el efecto invernadero.
  3. Contaminación y residuos. Hay gran cantidad de bolsas que escapan a su destino final en los vertederos. Pueden tardar hasta 400 años en degradarse por completo, ensuciando paisajes, playas y mares durante largo tiempo. Además, sus tintas contienen residuos que pueden ser contaminantes. Cada usuario español recibe de media 238 bolsas al año, de las que sólo se recicla el 10%.
  4. Afectan a la fauna. Representan una amenaza para muchos animales, que mueren asfixiados o atrapados en ellas, o bien se las tragan confundidas entre los peces de los que se alimentan.
Publicar un comentario