domingo, 28 de marzo de 2010

Denuncian atentado ecológico sobre la huerta tradicional en Molina de Segura

La Asociación Entrecauces pide la demolición de una estructura de hierro de la empresa Auxiliar Conservera en plena huerta

estructura.jpg
VMPress.

Entrecauces, Asociación para la Conservación del Patrimonio Cultural, Histórico y Natural de la Vega Media ha presentado ante el Ayuntamiento de Molina de Segura denuncia por la construcción de una gran estructura de hierro de la empresa Auxiliar Conservera, en pleno corazón de la huerta molinense.

Según esta organización, el paisaje agríccola más característico y emblemático del municipio de Molina de Segura está siendo gravemente amenazado por un gran número de obras urbanísticas, contradiciendo así la Ley 1/2001, de Suelo de la Región de Murcia, en su artículo 65.1, que dice “constituirán el suelo no urbanizable, con la categoría de no urbanizable de protección específica, los terrenos incluidos en la Huerta Tradicional de la Región de Murcia, que deben preservarse del proceso urbanizador, por estar sujetos a algún régimen especifico de protección incompatible con su transformación urbanística, de conformidad con los instrumentos de ordenación territorial, los instrumentos de ordenación de recursos naturales y la legislación sectorial, en razón de sus valores paisajísticos, históricos, arqueológicos, científicos, ambientales o culturales, …….”

Igualmente, afirma Entrecauces, incumple el Real Decreto 1346/1976 de 9 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Régimen de Suelo y Ordenación Urbana, que en su artículo 21 establece que “El planeamiento urbanístico especial podrá afectar, con fines de protección a huertas, cultivos y espacios forestales, mediante restricciones de uso apropiadas para impedir su desaparición o alteración”.

La Huerta tradicional de Molina es un lugar que ha sabido respetar y mantener unas tradiciones y una forma de vida en armonía con su entorno. Una zona que debe conservar su riqueza cultural y etnográfica, y que debe forzarse una identidad propia. Un espacio donde vivir tranquilo y con una calidad de vida envidiable, que debe prevalecer para las generaciones que nos precedan.

Para el colectivo, “debemos evitar las aglomeraciones urbanas, manteniendo la fisonomía propia de los núcleos rurales, que favorece una mejor validad de vida para sus habitantes. Por ello, es importante que no se urbanice la huerta”.

La huerta tradicional se ubica en zonas con disponibilidad natural de agua, suelo fértil, condiciones topográficas adecuadas y renovabilidad garantizada, para su función productiva, de los recursos renovables disponibles. En otras palabras: la huerta tradicional se ubica en zonas cuyas características naturales determinan una elevada vocación agrícola, y en particular una elevada vocación para el regadío.

A nivel paisajistico, la huerta tradicional viene a suplir, y en el mismo ámbito espacial, el papel de los sistemas riparios naturales en sistemas áridos, aportando un contraste visual y escénico de especial valor.

La presidenta de Entrecauces, Carmen Mondéjar Gil, afirma que “la huerta de Molina de Segura y la Vega Media ha sufrido una profunda transformación con una creciente pérdida de un recurso escaso y no renovable, como es el suelo fértil de gran valor agrícola, y la eliminación progresiva de los importantes valores históricos, culturales y ambientales de la Huerta tradicional. También hay que destacar la importante pérdida de biodiversidad que supone la progresiva urbanización de los regadíos tradicionales de las vegas fluviales del río Segura, en el año en el que se celebra el Año Internacional de la diversividad biológica”.

Según esto, la insuficiente valoración de las cualidades ambientales, paisajisticas, históricas y culturales de los regadíos tradicionales, de los que la Huerta de Molina de Segura era un buen ejemplo, está conduciendo, no sólo a la ausencia de cualquier tipo de medida para su mantenimiento, dejando estos agropaisajes a merced de una competencia desleal con los usos urbanos e industriales y con unos recursos hídricos decrecientes en cantidad y calidad, sino también a iniciativas públicas que están acelerando de forma drástica su desaparición, de las que los planes de recalificación urbana y los de modernización de regadíos tradicionales constituyen los ejemplos más relevantes.

Ante este hecho, Entrecauces propones al ayuntamiento de Molina que redacte un plan de gestión, renovación y conservación de la huerta tradicional.

Además, solicita la demolición de la estructura de hierro de la empresa Auxiliar Conservera.

Publicar un comentario