martes, 18 de mayo de 2010

Mi candidato a los premios Atila: Sigifredo Hernández

VMPress.
La Asociación para la Conservación de la Huerta de Murcia (Huermur) denuncia que el presidente de la Junta de Hacendados, Sigifredo Hernández, ha presentado un recurso de alzada contra la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del sistema de acequias que actualmente está incoando la Consejería de Cultura. Por tal motivo, Huermur ha enviado una comunicación a la Sección de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, que incluyó en su lista al Consejo de Hombres Buenos, cuya existencia se sustenta, precisamente, en el mantenimiento del sistema hidráulico milenario de la huerta murciana, único en el mundo.

El recurso de Sigifredo Hernández es a título personal, porque no ha contado con la autorización de la asamblea general (Juntamento) ni de la junta de gobierno (Comisión Representativa). Huermur espera que la Consejería de Cultura rechace el recurso de alzada de Hernández, que está lleno de errores de fondo y de forma y contiene datos incorrectos que distorsionan la realidad, y que, por el contrario, continúe con el procedimiento para la protección de este bien único y milenario, como bien patrimonial de todos los murcianos.

La deriva del actual presidente.
El recurso de Hernández está puesto a disposición de todos los ciudadanos en la web de Huermur, para que pueda apreciarse la deriva en el mandato del presidente del organismo que agrupa a los propietarios de la huerta murciana.

En la comunicación enviada a la UNESCO, Huermur relata las reiteradas solicitudes por parte de esta asociación pro patrimonio murciano para que el bien material (acequias y azarbes) sobre el que se sustenta el bien inmaterial (Consejo de Hombres Buenos) también disponga de protección, así como las trabas encontradas hasta ahora.

Huermur tambien ha remitido a la UNESCO imágenes de actuaciones en la red hidráulica de la huerta murciana llevadas a cabo por la Junta de Hacendados, como el entubado junto a la Rueda de la Ñora, la destrucción de la Rueda de Felices y del Molino de Oliver, y otras destrucciones de cauces por la colocación de tuberías en zonas de huerta protegida no urbanizable.

Huermur espera que la Consejería de Cultura de Murcia decida continuar con el expediente de protección de las acequias, ya que de lo contrario pondrá el caso en manos de la justicia murciana.

Interés etnográfico.
La categoría solicitada para que las acequias sean BIC es de interés etnográfico, por la importancia de la conservación de los cauces pero también de las tradiciones ancestrales asociados a ellos, como las mondas y las rafas (limpieza de cauces y quijeros), las tandas (distribuciones justas de turnos de regadío), y otra serie de hechos, tradiciones, construcciones, y elementos patrimoniales de diversos tipos.

Sobre las actuaciones de Hernández, Huermur señala que “ya conocemos todos la forma de gobernar de este personaje, actitud que no puede continuar y que solo hace daño a la Huerta de Murcia y a la Junta de Hacendados”, por lo que “el único camino que le queda es irse y dejar la Junta de Hacendados para que savia nueva tome el relevo y posibilite la recuperación de la Huerta y su red hidráulica”.

Irregularidades.
Por último, y tras conocer su recurso y otros documentos firmados por el presidente de la Junta de Hacendados, Huermur continúa su investigación sobre posibles irregularidades, ya que en su propio recurso Sigifredo Hernández habla de la venta de acequias y quijeros, algo incomprensible para la conservación de un Bien Cultural, y sobre el que es necesario para actuar así contar con su Juntamento General, único órgano para decidir sobre los bienes de las acequias y azarbes.

No hay comentarios: