jueves, 10 de junio de 2010

Cerdá repite como premio Atila

El consejero de Obras Públicas, José Ballesta, premiado por la "des-ordenación" del territorio

ballestaulea.jpg
(Ballesta (3i), durante una inspección "territorial" en Ulea)
VMPress.

La organización Ecologistas en Acción concedió hoy el Premio 'Atila Región Murciana' al consejero de Obras Públicas y Ordenación del Territorio, José Ballesta, por la "des-ordenación" del territorio que ha promovido en los últimos años; mientras que el premio 'Caballo de Atila 2010' ha vuelto a recaer en el titular de Agricultura y Agua, Antonio Cerdá, por "haber diluido la importancia del medio ambiente".

Así, con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente que se celebra el 5 de junio, Ecologistas en Acción hizo pública la concesión del Premio Atila para distinguir a quienes a lo largo de un año hayan destacado por su "contribución a la destrucción" del medio ambiente de la Región.

Los premios, que se concedieron por primera vez en 1992, tienen dos categorías principales denominadas 'Atila' y 'Caballo de Atila', a las que cada año el jurado se ve obligado a añadir varios 'accesit' debido a la gran cantidad de candidaturas que se reciben, según informó la organización ecologista en un comunicado.

Así, el premio 'Atila Región Murciana 2010' ha sido para Ballesta por la "des-ordenación" del territorio que ha promovido en los últimos años, "dando el visto bueno a proyectos urbanísticos demenciales y promoviendo una red de grandes infraestructuras que contribuye a la fragmentación social y medioambiental del territorio".

Por segunda vez, se ha distinguido a Cerdá con el 'Caballo de Atila' por "haber diluido la importancia del medio ambiente dentro de una consejería en la que los asuntos relacionados con la conservación de la naturaleza, el desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático han pasado a un segundo o cuarto orden, frente a las políticas urbanísticas y de des-fragmentación del territorio que el Gobierno regional, a través de Ballesta, promueve".

Repite, en definitiva, por "no haber perdido vigencia los motivos que le hicieron merecedor de este premio el año pasado, como el no reaccionar ante los graves episodios de contaminación del aire que se producen en Cartagena y Murcia, minimizando el problema y justificando que quien vive cerca de un polígono industrial ya sabe a lo que se expone".

"Por no vigilar los vertederos de la Región y no obligar a los gestores a respetar la legislación vigente; así como no aprobar los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales, algunos de los cuales llevan años redactados y esperando en un cajón su aprobación definitiva", indicó la organización.

A lo que se une el "no paralizar e impedir definitivamente proyectos que afectan a espacios protegidos como 'Marina de Cope', 'Novo Cartago' y el 'Macropuerto de El Gorguel'; y no promocionar las energías renovables, la agricultura ecológica, la reducción y eficiencia energética, entre otros".

LOS ACCÉSIT
El accésit 'Actuación más bárbara' recae en la alcaldesa de Cartagena, Pilar Barreiro, y Portmán Golf, por "empeñarse en edificar cuatro edificios con 64 viviendas en el Monte Sacro, provocando un grave deterioro del entorno del Castillo del Monte Sacro, perteneciente al Conjunto Histórico Artístico del Casco Antiguo de Cartagena, y afectando a la muralla del Siglo XVIII, 'Muralla de Tierra', declarada Bien de Interés Cultural (BIC)".

Y es que, a juicio de Ecologistas, Barreiro "vuelve a demostrar el escaso valor que este Ayuntamiento da al medio ambiente y a sus bienes culturales, permitiendo la degradación irreversible de uno de los signos de identidad de la ciudad".

Mientras que el accésit 'Tontería más destacable' ha sido para la Plataforma de Defensa del Trasvase Tajo-Segura, especialmente a sus promotores (Andrés Hernández Ros, Pedro Antonio Ríos Martínez y Juan Ramón Calero Rodríguez), "por su campaña de recogida de firmas a favor del trasvase, cuya vigencia y gestión corresponde al organismo de cuenca".

Así como "por contribuir con su campaña al 'Nacionalismo murciano hidráulico' que encubre y tapa la corrupción en la gestión del agua, utilizando la imagen falaz del agricultor sediento y del pueblo convertido en víctima nacional; y su contribución a la irresponsable e hipócrita lucha entre territorios, que acaba enfrentando a los ciudadanos y que responde sólo a estrategias electoralistas".

El accésit 'Mayor presunta malversación de fondos públicos' ha sido para Adrián Ángel Viudes, presidente de la Autoridad Portuaria de Cartagena, "por la promoción y especial empeño en llevar a cabo proyectos megalómanos, irracionales, innecesarios y totalmente insostenibles como el proyecto de un 'Macropuerto de Contenedores en la Bahía del Gorguel', mintiendo descaradamente sobre sus efectos nocivos sobre el medio ambiente de la zona".

También por "utilizar la institución y su poder para atacar y perseguir a activistas ecologistas que denuncian sus megalómanos proyectos que destruirán una zona de gran valor ecológico en el litoral murciano".

El accésit 'Mayor chapuza' recae en Pedro Alberto Cruz, consejero de Cultura, la empresa La Generala y el Ayuntamiento de Murcia, por su "vergonzosa" actuación con el caso del yacimiento arqueológico de San Esteban, "empeñándose en realizar el aparcamiento sin importar el patrimonio cultural", a lo que hay que añadir "la nefasta e hipócrita política cultural, más centrada en los grandes proyectos para autobombo, despilfarrando el presupuesto, y recortando en el gasto de centros culturales".

El accésit 'Marketing verde más hipócrita' al Ayuntamiento de Murcia por "invertir mucho tiempo y dinero en difundir su lavado de cara verde, mientras la realidad y los hechos demuestran las malas prácticas ambientales y nulo compromiso real con la sostenibilidad".

Este año, de forma especial, por su "marketing" en movilidad sostenible y "supuesta" promoción de la bicicleta, "mientras el servicio de autobuses es demasiado caro, poco eficiente y necesita de una reestructuración urgente e inteligente".

No hay comentarios: