miércoles, 23 de junio de 2010

Heuliez Will


En el Salón del Automóvil de París de 2008, Michelin nos sorprendía con una solución alternativa a los motores tradicionales de combustión y para aligerar el peso de los vehículos. Por primera vez la rueda incorporaba no sólo el neumático y el sistema de frenos, sino también el motor del vehículo y la suspensión eléctrica. De esta forma, las funciones de tracción y suspensión, ambas eléctricas, tienen lugar allí. Según la potencia deseada y el tipo de uso previsto, es posible combinar en un mismo vehículo cuatro motores (uno en cada rueda) o sólo dos (por ejemplo en las ruedas delanteras).

Leed más.

No hay comentarios: