martes, 25 de enero de 2011

25 de enero de 2011. Murcia: Nadie puede faltar

Los acontecimientos se han precipitado de forma acelerada e imprevisible en las últimas semanas. Nadie podía prever -ni los sindicatos, ni el gobierno regional, ni la oposición, ni la prensa- que la aprobación de la Ley de Valcárcel que imponía recortes sociales y salariales a los empleados públicos iba a desencadenar el más importante conflicto social de los últimos 15 años. Y lo que es aun más importante, en un momento en que el PP murciano carece de alternativa creible y en una fase de ascenso para su partido a nivel del Estado, que el hegemónico poder del PP iba a verse cuestionado en la región.
Porque el conflicto de los empleados públicos ha logrado lo que nada ni nadie antes había conseguido: no sólo que la izquierda se haya apropiado por fin de la calle despues de tanto tiempo, sino visibilizar la responsabilidad que tiene el gobierno regional en buena parte de las cosas que nos ocurren en el ámbito público a los ciudadanos de Murcia. Un velo de ignorancia interesada y eficazmente construido ha caido de golpe y ahora se dejan ver las vergüenzas de quienes han logrado con éxito hacernos creer por muchos años que de nada eran responsables. Es todo un sistema de poder, casi absoluto y omnímodo, opaco, clientelar y de ínfima calidad democrática, donde se persigue al disidente y se premia al obediente, incompetente e irresponsable, incapaz de la autocrítica y de la asunción de las evidentes responsabilidades que le son propias sobre todo lo que ha ocurrido en Murcia estos años y el triste balance que nos han dejado, lo que esta amenazado porla movilización social.
Pero no debemos ser ingenuos ni despreciar su capacidad de recuperación. No todo se ha logrado, ni todo ha cambiado así, subitamente, aunque una parte muy importante de la ciudadanía ha entendido y ha cambiado su percepción (he calculado que la influencia de los 52.000 empleados públicos alcanza a una cifra máxima de habitantes de la región que puede estar en la tercera parte del total: aun quedarían dos tercios que estarían instalados en el viejo paradigma conservador).
Hay un filosofo francés de izquierdas, Alain Badiou, que elaboró el concepto de "acontecimiento". Según él existen hechos y situaciones inesperadas que por su singularidad alcanzan a tener la fuerza de subvertir la hegemonía o sistema de creencias, desvelando de forma súbita e impredecible lo que estaba invisibilizado, pues todo orden o estructura es más precario de lo que parece y encierra dentro de sí virtualidades negadas que pueden irrumpir abriendo posibilidades alternativas, y con ellas una ampliación del horizonte de lo posible. Yo creo que lo que está ocuriendo en Murcia estas semanas es un verdadero acontecimiento en el sentido de Badiou.
Desde la última y sorprendente por lo masiva, manifestación, han ocurrido muchas cosas: la agresión a Cruz, la culpabilización hacia toda la izquierda de ella, el debate nacional sobre los sucesos de Murcia, la cita a los sindicatos para la negociación, que deben ser vistos como intentos de quebrantar la unidad y la fuerza de las movilizaciones...Si la estrategia de Valcárcel y su gobierno ha logrado sus objetivos lo veremos mañana martes. Por eso es tan importante que la manifestación sea un éxito aun mayor que las anteriores. Y que los sindicatos y los empleados públicos se mantengan firmes en sus reivindicaciones hasta que el gobierno regional rectifique.
Pero también tenemos que tener claro que lo que nos jugamos colectivamente es mucho más de lo que representa un conflicto laboral: es todo un régimen político, una manera de gobernar y de hegemonizar la sociedad, es toda una interpretación de la realidad la que se está cuarteando ante nuestro ojos. Y tenemos que lograr que decline definitivamente. Todos tenemos que estar mañana allí, participando y haciendo posible el acontecimiento, en esa coordenada del tiempo y del espacio (18.00h. Plaza de la Fuensanta) en la que se esta decidiendo el futuro de la región.
Patricio Hernández.
Presidente del Foro Ciudadano

No hay comentarios: