jueves, 21 de agosto de 2008

Es un día, y una semana, y un mes, para guardar silencio

Por todas esas personas que han encontrado el final de su camino en el lugar menos esperado, al final de una pista de un aeropuerto de una ciudad de un país de un mundo de un universo que no esperaban.

Por todos ellos, y por su familiares, y por nosotros, guardaremos silencio.

2 comentarios:

Alvaro Peña dijo...

Que gran gesto el tuyo. Es un palo horrible y que las familias tardarán en superar.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Gracias, Álvaro.